En base a los buenos resultados obtenidos por Absa, ¿se podría decir que el sector pesquero es uno de los que mejor sortea la crisis?

El hecho de pertenecer al sector de la alimentación hace que la crisis se perciba menos, la gente sigue consumiendo pescado porque es un producto necesario, saludable y forma parte de nuestra dieta. Sin embargo, el sector no está exento de problemas que afectan a toda la economía como una morosidad que se incrementa, dificultad para obtener financiación o que el consumidor gaste menos. También hay problemas propios como la carestía del carburante, cuyo precio se encuentra a niveles del 2008 cuando se realizó la huelga de la pesca. En cuanto a los precios del producto, éstos están contenidos debido a la situación del país lo que nos preocupa, pero no tanto como que los barcos no dispongan de unas cuotas suficientes para poder rentabilizar sus empresas, que es la principal crisis que atraviesa la pesca en la mayor parte de sus modalidades. Esta situación lleva además a paradas temporales y en el peor de los casos a desguaces.

¿Existe mercado suficiente para un hipotético aumento de estas posibilidades de pesca?

Por suerte el pescado mantiene un mercado y una demanda. Incluso para especies que hace 10 años no tenían un hueco en España se han buscado una salidas en el mercado exterior. Es cierto que en Burela todo lo que entra en lonja tiene salida, eso sí, a un precio u otro siempre dependiendo de la ley de la oferta y la demanda. España hizo un importante esfuerzo en cuanto a reducción de la flota poco valorado en Europa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información "aquí" ACEPTAR

Aviso de cookies